Lo ha entendido usted perfectamente

martes, febrero 21, 2006

Buenas noches y buena suerte II

Otra de las reflexiones que me produjo esta película fue relativa a la polarización, el maniqueísmo de los argumentos de la época. A los críticos se les acusaba de “izquierdistas”, y de ahí se pasaba directamente a dar por hecho que eran comunistas y estaban trabajando para derrocar la democracia.
Evidentemente son cosas que no tiene nada que ver. Uno puede ser crítico sin ser “de izquierdas”. Y uno puede tener ideas “de izquierdas” sin estar de acuerdo con el comunismo o el socialismo. Incluso uno puede ser comunista sin que le gusten las dictaduras socialistas, que, para muchos comunistas, no tiene nada que ver con las ideas de Marx. Y por supuesto, tener determinadas creencias políticas no implica estar haciendo cosas para derrocar el gobierno vigente.
Se podría decir que se plantea todo en blanco o negro, se eliminan los grises. Pero ni siquiera es esto. Las ideas no tienen que estar en la escala de grises, sino que pueden ser colores muy diferentes. Una persona que defiende la libertad de expresión no es, desde luego, un "estalinista moderado". De hecho, es de lo más opuesto a ello que puedo imaginar.
Se quería tergiversar todo, probablemente de manera intencionada. Se metía a todos los que no estaban de acuerdo con la línea oficial en el mismo grupo. Buena estrategia: se asimila a los críticos con los comunistas, y así les doy a todos la consideración de comunistas, y les aplico las medidas correspondientes.

Este tipo de enfoques extremistas se han producido muchas veces en la historia, y de hecho mucha gente que nos rodea piensa más o menos así. Recuerdo una ocasión en que me decían que, por ser “de izquierdas”, tenía que asumir la responsabilidad por las barbaridades provocadas por Stalin. Me pareció tan exagerado que repliqué que, siguiendo la misma lógica, ellos, por ser “de derechas”, tenían que asumir la responsabilidad por lo Hitler. Sorprendentemente me lo aceptaron, y en ese momento me quedé sin palabras. Maniqueísmo extremo: o te encanta Stalin o amas a Hitler. (Se me ocurre gente que adoraría a los dos, son tan parecidos en tantos aspectos…). Me parece que lo creían honradamente. O quizás sólo era que estaban enfadados en ese momento.
Y encima ni siquiera me identifico realmente como "de izquierdas".
¡Reivindico mi derecho a estar en otro punto, ni blanco ni negro ni gris! ¡Qué no me juzguen por las ideas y actos de otros!

4 Comments:

  • Ole. Estoy 100% contigo... A mí me pasa que cuando quieren colocarme en un lado u otro me entra la auténtica rebelión interna. Ayer por ejemplo me abordaron unos del PP para pedirme la firma antiestatuto, y les contesté con un NO un tanto tajante. No porque me parezca maravilloso el estatuto, pero es que todos esos discursos, incluido el del PP, están tan manipulados políticamente, que tuve una terrible sensación de que me intentaban robar. Me sentí catalana. Y cuando veo a Carod me dan ganas de ir a ver una corrida de toros a las Ventas. No soporto las casillas.... me encanta sacarme de las casillas y que me saquen...
    Por cierto, mi email es esteften-esaletraquenodebodecir-hotmail.com

    By Blogger Estefanía, at 12:59 p. m.  

  • Exacto, hay gente que solo funciona colocando a los otros en casilleros. Creo que todos tenemos cierta tendencia a hacerlo, el problema es cuando quien clasifica tiene un número limitado de casilleros donde colocarte, pocas categorías en sus clasificaciones: o de izquierdas o de derechas, o a favor o en contra,... Bastante simplista. O peor: deducir que si no te defines como algo eres lo contrario; o que por el hecho de estar en una casilla respecto a algo no puedes estar en otra respecto a otra cosa. La realidad tiene bastantes más matices. Siempre me ha parecido genial como mientras nosotros para referirnos a la nieve solo usamos una palabra, los inuit tienen más de 40 expresiones para matizar su estado exacto.
    En una entrevista de trabajo me preguntaron que como definiría mi tendencia política,... dije que me consideraba más una persona de izquierdas que de derechas y el tipo que me entrevistaba dio por hecho que votaba al PSOE... le dije que había más partidos con ideologia de izquierdas, como ERC... y dio por hecho que era pro-nacionalista...8-0 en fin.

    By Blogger Nobody's perfect, at 9:45 p. m.  

  • ¿Quién, ejem, demonios te pregunta por tu ideología política en una entrevista de trabajo? Creía que la Constitución dice algo sobre que no se te puede obligar a declarar sobre tus ideas. Aunque claro, como no se puede demostrar, no es ilegal, sólo es inmoral.
    Si fuese para trabajar en un partido político, lo entendería. ¿No sería para un medio de comunicación? :)))

    By Blogger el que piensa raro, at 10:23 p. m.  

  • vaya montón de rojos y comunistas...

    verguenza y descrédito para todos...

    He oido por ahi que los rojos son casi ter***istas y además hacen ritos satánicos. (me santigüo).

    Si alguno de ellos trabaja en mi empresa, seguro que es un sindicalista tocapelotas, que me va soliviantar a la plantilla...

    En fin...

    Arriba España.

    Estos son los tiempos que nos a tocado vivir, tiempos de crispación , tiempos rojos... desde la derecha fascitoide recalcitrante, que se encarga de ver la paja en el ojo ajeno y no ve su propia viga.

    By Anonymous A mos a ver!!, at 9:25 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home