Lo ha entendido usted perfectamente

viernes, diciembre 23, 2005

"Barra libre" de espionaje

Otra vez con EE.UU. ¿Por qué hablo tanto de lo que pasa allí? Pues porque es el país más poderoso del mundo, y afortunadamente es una democracia, y por eso precisamente las amenazas contra la democracia allí son especialmente peliagudas.
Bien: Bush autorizó el espionaje a ciudadanos sin permiso judicial. ¿Qué quiere decir esto? En resumen, que cuando los servicios secretos tienen sospechas de algún tipo sobre alguien, por alguna razón quizás sólida o no, pueden dedicarse a espiarle sin que haya ningún control judicial, en contra de lo establecido en las leyes.

Vamos a ver: En las democracias son necesarios los controles, que verifiquen por qué se hacen este tipo de actuaciones, cómo, y qué se va a hacer con la información después.
Desde luego, en las dictaduras no son necesarios estos controles. El tirano es santo y es infalible, igual que las fuerzas del orden, así que no es necesario controlar nada. Y, por supuesto, se aprovecha esto para matar y encarcelar impunemente.
Sé que hay gente que confía, y está segura de que en casos como este de EE.UU. las cosas se hacen bien, y sólo se "espía" a los malos. Pues no confiéis ciegamente, hijos míos. Un ejemplo reciente (en inglés): un estudiante norteamericano ha sido visitado por agentes del Departamento de Seguridad Interior estadounidense por haber pedido un libro de Mao en la biblioteca, y además viajar bastante. ¿A quién se le ocurre hacer un trabajo para la Universidad sobre el comunismo, y encima viajar? Es tan, tan sospechoso, que no sé cómo no le han fusilado directamente. Le han acojonado lo suficiente como para no atreverse a dar su nombre. ¡Por lo menos la parte de intimidación funciona!

Más información: un artículo (en inglés) con consideraciones sobre los aspectos legales de este tema, y declaraciones de Bush donde deja claro que lo peor del tema es que se haya enterado la prensa. Claro, ¡a ver si por el escándalo entre los ciudadano se va a quedar sin poder seguir haciéndolo!