Lo ha entendido usted perfectamente

lunes, septiembre 12, 2005

Yahoo! y el periodista chino

Esta noticia (en inglés) es una de las que se da de vez en cuando: Yahoo! colabora en el procesamiento de un periodista chino. Al final, el pobre hombre ha sido condenado a diez años de prisión por remitir a un sitio web americano un resumen de una comunicación del partido comunista chino. Acusación: filtrar secretos de estado.
¿Cuál fue la colaboración de Yahoo! en el tema? Suministró información de que dicho periodista había accedido a su correo electrónico de Yahoo! desde su trabajo, correo en el que, según las autoridades chinas, se produjo el envío de la información conflictiva.
No está claro si Yahoo! colaboró voluntariamente en el asunto, o fue bajo obligado bajo oreden judicial. En cualquier caso, el resultado final es la colaboración de una empresa de un país democrático para acallar la libre expresión en una dictadura. Una empresa en la que se supone que los ideales democráticos son importantes.
¿Qué opciones hay? Yo no creo que haya que oponerse a cualquier tipo de relación con las dictaduras; en muchos casos la presencia de empresas de países democráticos van facilitando los cambios hacia una mayor libertad. Y es posible que los bloqueos "salvajes" hacia estos paises en muchos casos lo que provoquen sea precisamente el acantonamiento de los dictadores.

La cuestión está en que cuando una empresa decide invertir en un país de estos ha de someterse a una serie de reglas.
Creo que es razonable ser discretos y acatar las leyes. Creo que se debe trabajar discretamente para favorecer los hábitos democráticos (por ejemplo en las propias fábricas o sucursales que se instalen en el país). Y creo que hay que luchar para evitar ser utilizados por el gobierno para conculcar derechos fundamentales (como el de expresión).
¿Qué pasa si no hay otro remedio? No lo sé, pero sí creo que siempre se puede hacer más por defender los ideales democráticos. Las empresas están para ganar dinero, pero no están aparte de la sociedad, no son amorales, pueden hacer cosas bien o mal. Y hay que exigirles que hagan las cosas lo mejor posible.