Lo ha entendido usted perfectamente

martes, agosto 23, 2005

Bush, células madre y pena de muerte

Esta historia es de las típicas que me gustan: qué dije en determinada ocasión y qué dije en otra determinada ocasión. Es antigua, pero por su propia naturaleza (qué se dijo en diferentes fechas) el hecho de que sea antigua no importa.
Se pone en comparación las declaraciones de George W. Bush y sus colaboradores sobre las razones para oponerse a la investigación sobre células madre de embriones humanos y simultáneamente defender la pena de muerte.
En definitiva, en el caso de las células madre, Bush dice que está en contra de que se utilice el dinero de los contribuyentes para promover ciencia que destruya vida para salvar vida, mientras que en lo que respecta a la pena de muerte (que implica la destrucción de vida), la apoya porque sirve para salvar vidas. Se supone que es porque sirve de aviso a asesinos en potencia (creo).
Muy bonito.

Lo que realmente sucede, la verdadera diferencia para Bush, es que los condenados a muerte son malos, y por ello sí que es correcto que mueran "para salvar vidas". Eso sí, Bush debe considerar que el tema es políticamente delicado, y por ello no es capaz de expresar su opinión sin tapujos.

He leido yo esta noticia y he pensado: bueno, lo de las células madre se utiliza (entre otras cosas) para regenerar órganos y tal. Si no se puede investigar sobre ello, ¿no habría otra forma de ayudar a aquellas personas que lo necesitan? Así que se me ha ocurrido una idea que podría matar dos pájaros de un tiro. Se podría ejecutar a los condenados (eso sí, con mucho cuidado para que no se estropeen mucho), y luego utilizar todos sus órganos para transplantes y para la ciencia y tal. Dado que vamos a sacrificar una vida para salvar otras, pues vamos a sacarle todo el partido que podamos.
¿No es lógico?

Aunque claro, luego podría pasarte como en las películas, que te transplantan la mano de un asesino y de repente te encuentras que ella sola está matando gente.
Sí, supongo que eventualidades de este tipo podrían frustar una idea tan brillante como la que propongo...