Lo ha entendido usted perfectamente

jueves, abril 20, 2006

Referéndum: somos raros

Parece que por fin, la próxima semana, el PP va a presentar en el Congreso las firmas para exigir un referéndum con respecto del 'Estatut'.
Somos raros.
Si yo quisiera hacer un referéndum contra algo, por ejemplo el 'Estatut', pediría firmas con un texto de pregunta para el referéndum algo así como "¿Quiere usted que se deje el 'Estatut' como estaba antes?". O similar. Claro, cristalino.
En su lugar, el PP propone: "¿Considera conveniente que España siga siendo una única Nación en la que todos sus ciudadanos sean iguales en derechos, obligaciones, así como en el acceso a las prestaciones públicas?"
Busqué la palabra 'Estatut' en la preguntita, pero no la encontré. Sí aparecen palabras resbaladizas como "iguales", "derechos", "prestaciones", incluso "nación". No sé si se refieren a los derechos fundamentales del hombre, o a tener los mismos derechos con respecto al dinero de Bill Gates que Bill Gates, por ejemplo. Ni siquiera sé si nación y nacionalidad es lo mismo o distinto. Quizás anexarían un glosario junto con la papeleta del referéndum.

Somos raros porque pese a esto, todo el mundo tiene claro que el hipotético referéndum iría sobre el 'Estatut'.

O igual soy yo el raro (ver firma más abajo). Quizás podría pedirle a mi primo el que va al cole que me haga un análisis de texto de la preguntita y me lo explique. O quizás haga falta un filólogo.

Me gustaría saber lo que opinaría un marciano de todo esto.

jueves, marzo 16, 2006

¿Tengo algo que ocultar?

Resulta que hay un notas (el jefe de policía de Houston) que, como se ha quedado con pocos policías en la ciudad, propone que para compensarlo se pongan cámaras en un montón de sitios, incluso en las casas. Para defender esto, propone un argumento muy popular: Después de todo, si no estás haciendo nada malo, ¿por qué te va a preocupar (que se pongan cámaras en tu casa)? Sé que mucha gente está de acuerdo con este enfoque. Dicen que no tiene nada que ocultar, y que si sirve para estar más seguros...

Bruce Schneier incluso pide ideas de respuestas - contraargumentos tajantes a esto.
Se me ocurren un buen montoncito. Quizás otro día profundice más en alguno de ellos:
  • ¿Realmente no nos importa que cosas como nuestra vida sexual, nuestras almorranas, nuestras discusiones con la pareja sean algo público? En la misma línea, si no tengo nada que ocultar, supongo que entonces deberíamos ir siempre desnudos (si el tiempo lo permite). Sin embargo, en las comisarías hay vestuarios femeninos y masculinos. Curioso, ¿no?
  • Todas esas cámaras y dispositivos quedarían a disposición de un dictador que diese un golpe de estado. ¿Nos gustaría un Hitler con ese poder? De hecho, creo que Hitler utilizaría con gusto eso de "si no estás haciendo nada malo..."
  • Si hay un dispositivo que recoge esa información, hay delincuentes que podrán arreglárselas para acceder a esa información, para suplantarte, para robarte, para extorsionarte.
  • No quiero tener que estar dando explicaciones. Ni tener que preocuparme de si lo que hago es "sospechoso". No quiero preocuparme de que el solo hecho de buscar en internet, por ejemplo, "Armas de destrucción masiva" me convierta en sospechoso de terrorismo.
  • ¿Quién garantiza que quien me observa no pueda ser "corrupto" o "malo" y que pueda utilizar esto contra mí?
  • Y, para mí, el argumento más importante: la policía está para protegernos de los delincuentes, no para controlar a todo el mundo. Cuando las instituciones del estado tienen demasiado poder, estamos a un paso de la tiranía. Y esto sí que da miedo.
Si la seguridad es lo más importante, entonces la solución es meternos a todos en celdas individuales, donde no se puedan violar leyes. ¿Sería esta una vida que merecería la pena?

Me encantaría leer vuestras opiniones sobre este tema.

miércoles, marzo 08, 2006

Puertas traseras en Windows

Vuelve a comentarse la posibilidad de que el sistema operativo Windows (en este caso el nuevo Vista) incluya una "puerta trasera" en su código por encargo de un gobierno; en este caso el británico. Por supuesto, esta posibilidad se niega rotundamente.
¿Qué significa esto? Que mediante determinados procedimientos y claves, el gobierno en cuestión podría acceder a la información de cualquier ordenador con dicho sistema operativo, sin que su propietario o usuario ni siquiera se enterase. Por ejemplo, nuestros propios ordenadores. Inquietante, ¿verdad?
Lo que me resulta curioso es que nadie se toma muy en serio la posibilidad de que las anteriores versiones ya tengan puertas trasera, por orden del gobierno de EE.UU. De hecho, creo que es lo más probable. ¿Por qué parece resultar inverosímil todo esto?
  • El código de Windows es secreto, así que sería el "crimen perfecto" por la imposibilidad de detectarlo. Ahora están dando acceso a parte de dicho código fuente a determinados gobiernos (por ejemplo el español). Pero, no nos engañemos, ni es todo el código, ni nadie asegura que no sea modificado a la hora de su compilación.
  • Desde luego el gobierno de EE.UU ha demostrado su querencia por este tipo de espionaje (véase caso Echelon). ¿Realmente desaprovecharían la posibilidad de meter mano en algo tan jugoso como Windows?
  • No creo que Microsoft tampoco se caracterice como adalid de la libertad (menos aún si es la libertad de mercado).
Exactamente, ¿qué es lo que estáis esperando para acojonaros?

Más sobre el tema, por ejemplo aquí.

lunes, febrero 27, 2006

Despertar raro

Esta noche estaba soñando cosas absurdas. Quiero decir absurdas incluso para ser un sueño, dado que dentro del sueño ya me parecían absurdas. A las 6:30 de la mañana ha comenzado a sonar la radio (hora de despertarse). Y a partir de ese momento ha sucedido que lo que soñaba se ha vuelto menos absurdo, pero no acababa de ser racional del todo, tenía una lógica como muy "forzada".
Luego ya me he dado cuenta de que los sueños "no tan absurdos" eran en realidad las noticias que estaba escuchando.
Creo que mi subconsciente ha descubierto algo sobre las noticias de actualidad...

martes, febrero 21, 2006

Buenas noches y buena suerte II

Otra de las reflexiones que me produjo esta película fue relativa a la polarización, el maniqueísmo de los argumentos de la época. A los críticos se les acusaba de “izquierdistas”, y de ahí se pasaba directamente a dar por hecho que eran comunistas y estaban trabajando para derrocar la democracia.
Evidentemente son cosas que no tiene nada que ver. Uno puede ser crítico sin ser “de izquierdas”. Y uno puede tener ideas “de izquierdas” sin estar de acuerdo con el comunismo o el socialismo. Incluso uno puede ser comunista sin que le gusten las dictaduras socialistas, que, para muchos comunistas, no tiene nada que ver con las ideas de Marx. Y por supuesto, tener determinadas creencias políticas no implica estar haciendo cosas para derrocar el gobierno vigente.
Se podría decir que se plantea todo en blanco o negro, se eliminan los grises. Pero ni siquiera es esto. Las ideas no tienen que estar en la escala de grises, sino que pueden ser colores muy diferentes. Una persona que defiende la libertad de expresión no es, desde luego, un "estalinista moderado". De hecho, es de lo más opuesto a ello que puedo imaginar.
Se quería tergiversar todo, probablemente de manera intencionada. Se metía a todos los que no estaban de acuerdo con la línea oficial en el mismo grupo. Buena estrategia: se asimila a los críticos con los comunistas, y así les doy a todos la consideración de comunistas, y les aplico las medidas correspondientes.

Este tipo de enfoques extremistas se han producido muchas veces en la historia, y de hecho mucha gente que nos rodea piensa más o menos así. Recuerdo una ocasión en que me decían que, por ser “de izquierdas”, tenía que asumir la responsabilidad por las barbaridades provocadas por Stalin. Me pareció tan exagerado que repliqué que, siguiendo la misma lógica, ellos, por ser “de derechas”, tenían que asumir la responsabilidad por lo Hitler. Sorprendentemente me lo aceptaron, y en ese momento me quedé sin palabras. Maniqueísmo extremo: o te encanta Stalin o amas a Hitler. (Se me ocurre gente que adoraría a los dos, son tan parecidos en tantos aspectos…). Me parece que lo creían honradamente. O quizás sólo era que estaban enfadados en ese momento.
Y encima ni siquiera me identifico realmente como "de izquierdas".
¡Reivindico mi derecho a estar en otro punto, ni blanco ni negro ni gris! ¡Qué no me juzguen por las ideas y actos de otros!

domingo, febrero 19, 2006

Buenas noches y buena suerte


He estado viendo la película "Buenas noches y buena suerte". Me ha gustado. La ambientación está realmente conseguida. Los rostros de los actores parecen auténticamente de los años cincuenta. Sobre todo el de David Strathairn. La historia que narra es muy significativa y era "necesario" que se contase.
La película me ha provocado algunas reflexiones.
La primera es que me siento muy contento de vivir en una sociedad y en una época en la que no se necesita ser valiente para expresar las ideas propias. En la época de la película uno se jugaba el trabajo, la carrera e incluso la vida por expresarlas.
Ahora puedo ser un perfecto cobarde, escribir esto y no sentir miedo. ¡Los cobardes también tienen libertad de expresión!

sábado, febrero 11, 2006

Caricaturas de Mahoma

Menuda la que se ha montado con esto. Cuando se ha escrito ya tanto sobre un tema, uno se plantea si lo que uno puede decir realmente aporta algo nuevo. Ya saben, la entropía crece en el universo y todo eso. Pero... ¿a alguien le importa? Así que, ya que he dedicado tiempo de proceso de mis neuronas al tema, he decidido plasmarlo. Y, francamente, me parece que de aquí se pueden extraer reflexiones interesantes sobre los derechos y las libertades.

La libertad de expresión es uno de los pilares de las democracias. Eso no quiere decir que uno pueda decir todo-todo-todo lo que le dé la gana; por ejemplo, cagarse en la puta madre de alguien no entra dentro de la libertad de expresión, y cagarse en la puta madre de, por ejemplo, un dios, pues tampoco. Esto último se basa en que el sentimiento religioso es algo muy íntimo de las personas, y si no se respetase resultaría muy difícil la convivencia entre las diferentes religiones. Suena razonable, ¿no?
Cosas que sí entran dentro de la libertad de expresión son la crítica, la parodia, y, de toda la vida, los dibujos satíricos y caricaturas. Ejemplos de dibujos satíricos relativos a personajes públicos y a religiones (sobre todo las cristianas) las hay todos los días en los medios de comunicación. Como ejemplos rápidos se me ocurren "El jueves", "South Park", e incluso ARCO. Por supuesto, puede llegar un punto en que los dibujos satíricos lleguen a traspasar ciertos límites. Dónde están esos límites es bastante delicado. La crítica feroz es válida, pero la "incitación al odio" no lo es. No me extenderé en el tema. Quizás otro día, en otra entrada...
A diferencia de una dictadura, parafraseando a Jardier Poncela, en una democracia cuando algo no está prohibido, no significa que sea obligatorio. Que exista libertad de expresión no significa que el ideal es que todo el mundo critique permanentemente de manera cruel a todo aquel que no está de acuerdo con él. De hecho, la democracia se basa también en los acuerdos, en la convivencia. El ideal de la democracia no es una sociedad en que los diferentes grupos se odien.
La libertad de expresión está ahí, pero para utilizarse de manera responsable.
El papel de los gobiernos democráticos es complicado. Deben defender la libertad de expresión, pero también deben ser receptivos y "empáticos" a la sensibilidad herida de los musulmanes. Está bien que los gobiernos lamenten si alguien se ha sentido ofendido ("a título personal", no como un "mea culpa"). Está bien que hagan un llamamiento a la prudencia a la hora de hacer caricaturas. Pero deben dejar claro que, si alguien se siente ofendido por las caricaturas, debe acudir a denunciarlo en un juzgado, el canal establecido en las democracias.
Hay que evitar irse a los extremos. Ni "Esto es libertad de expresión, si te ofendes te aguantas", ni "Por favor perdónennos por tener libertad de expresión, no lo volveremos a hacer".
Algunos dicen que para defender la libertad de expresión lo que hay que hacer es publicar las caricaturas en todos los periódicos. No estoy de acuerdo. La libertad de expresión ya existe. Yo creo que un buen objetivo sería intentar hacer llegar la democracia hacia los países musulmanes que no son democráticos. ¿Cuál es la mejor forma de hacerlo? ¿Enseñándoles de la manera dura lo que es la libertad de expresión (te molesta, pues toma dos tazas)? ¿O siendo sensibles hacia sus creencias, y buscando caminos de entendimiento? Para el crecimiento de la democracia siempre es más eficaz el diálogo que la mano dura.

¿Por qué se ha producido todo esto? Yo creo que a los dos extremos esta situación les viene genial, y son los que la han alimentado. Los extremistas islámicos, para que crezca el odio a lo occidental y a la democracia, y a los extremistas, digamos, "occidentales", porque utilizan ese odio y violencia para defender la imposibilidad del diálogo con ellos, y propugnar un enfoque puramente militar y policial.

lunes, febrero 06, 2006

SGAE, la Iglesia y otras entidades de derechos de autor

Al leer cosas de estas, en España del siglo XXI, noto por un momento que me sube la bilirrubina o algo. Luego ya me calmo.
No es que yo esté en contra de los copyrights y esas cosas. Creo que los derechos de autor tienen su sentido (otra cosa es cómo se enfoca el asunto, pero eso... es tema de otra entrada) . Pero llegan las entidades de derechos de autor tocando las narices y ya me cabreo.
  • Primero: La SGAE hace pagar 518 euros a un grupo teatral de discapacitados por utilizar títulos con 'copyright'. Posteriormente se retracta. En vista de cómo se las gasta la SGAE, no me cabe ninguna duda de que dieron marcha atrás únicamente por el eco mediático que se produjo por el tema. Si no se hubiesen producido las criticas tan fuertes que hubo, está clarísimo que los 518 seguirían en manos de la SGAE.
  • Segundo: Otra entidad de derechos de autor, de nombre Agedi, exige el pago de tarifas a los bares, con lo que ahora les va a tocar pagar a dos (sí, la otra es la SGAE), mañana quizás a tres, en el futuro, ¿quién sabe?, puede que infinitas... Yo les aconsejo que en estos locales prohiban, en lugar de fumar, la música, y toda expresión o pensamiento susceptible de derechos de autor. Charlar entonces queda prohibido, a no ser que no se transmita información (no sería tan raro). Respirar sí estaría permitido, siempre que no se haga a ritmo (hiii-haaa, hiii-haaa).
  • Tercero: Frikipedia cierra debido a una denuncia de la SGAE "por vulnerar su derecho al honor". Esto es ya demasiado. Me parece muy, muy grave. Un atentado contra la libre expresión por parte de los poderosos, los que tienen dinero para pagar un ejército de abogados, que tan buen resultado les da (nunca, nunca subestiméis el poder de los grandes bufetes). Se amordaza a los críticos o con el miedo, o con la cárcel, o con la ruina. Ya sabéis que no hago más que hablar de la democracia, y uno de los pilares de ella es la libertad de expresión. Me siento muy decepcionado y preocupado.
  • Para acabar: El vaticano cobrará derechos de autor por las palabras del Papa. Así que ya sabéis, para averiguar cómo ser buenos... hay que pasar por caja primero. Así que si te creías que podías rezar un Padre Nuestro ahí, a tus anchas, en casita, antes de acostarte, sin pagar un duro a nadie.... Pues no estés tan tranquilo: igual estás infringiendo las leyes del copyright (aparte de pecando). Yo que tú iría corriendo a confesarme, y a echar unos euros en el cepillo parroquial...

viernes, enero 27, 2006

Google en China

Google entra en China a cambio de "autocensurarse"; esto es, bloqueará ciertos términos en las búsquedas, para ajustarse a los reuqerimientos más o menos explícitos del gobierno chino. Así que nada de "libertad", "Dalai Lama" ni "matanza de Tiananmen". Por ello, ahora están dando caña a Google para aburrir desde multitud de blogs y medios de comunicación .
Es un tema delicado. En otro caso relacionado, ya dije que las empresas democráticas deben trabajar en lo posible por defender los ideales democráticos. En esa ocasión, Yahoo! había facilitado información que había facilitado a las autoridades chinas encarcelen por 10 años a un pobre hombre.
¿No debería haber transigido con esto Google por entrar en China? Yo creo que es bueno que la llegada de empresas democráticas a países como China va propiciando cambios poco a poco. Creo que es razonable que hagan ciertas concesiones para entrar, porque desde dentro pueden luego ayudar a la evolución del país. Y creo que es evidente que en este caso para entrar era nacesario hacer esas concesiones.
Creo que es mejor que las empresas democráticas entren en China con condiciones a que no entre ninguna.

Así que doy mi voto de confianza a Google. Eso sí, todo depende de cómo actúe a partir de ahora.
  1. Desde luego no debe convertirse en el mayor defensor de la censura en China; más bien al revés, intentar que ésta sea lo más laxa posible.
  2. Es una buena idea no haber entrado con correo y con los blogs. Algunos dicen que es para evitar la publicación de ideas (siguiendo la lógica de que si Google es malo, seguro que es malísimo). Yo creo que es para evitar verse en la situación de Yahoo!: que las autoridades chinas le pidan los datos personales de alguna persona que haya utilizado esos medios para criticar al gobierno o similar. A requerimientos del gobierno de EE.UU. es más fácil resistirse a que a los del gobierno chino. Así que si deciden más adelante incluir gmail y blogger, habrá que ver en qué condiciones.

viernes, enero 20, 2006

Democracia atómica

En los países democráticos pensamos que la democracia debería extenderse por los diferentes países del mundo. El objetivo es un mundo mejor, con libertad, sin dictaduras, con derechos humanos. Y además, entre países democráticos en principio es más difícil que se comiencen guerras y se fomenten terrorismos, así que además es conseguimos un mundo más seguro.
Parece ser que nuestros políticos creen lo mismo. La cuestión es: ¿promovemos las democracias a bombazo limpio, y a base de matar al que nos moleste, o intentamos otra cosa? Vamos a ver: la democracia se basa en los ciudadanos, que deben creer en ella, defender sus derechos y elegir a sus gobernantes. Así que, o convencemos a los ciudadanos de que la democracia es buena, o todo falla por la base. Siempre puedes obligar a la gente a pasar por las urnas a punta de pistola, pero me da la impresión de que este enfoque mucho éxito no va a tener.
Conclusión: hay que hacer "marketing" de la democracia, hay que demostrar que es un sistema más justo, más coherente, más eficiente.

La realidad: Chirac, el presidente de Francia, plantea la posibilidad de usar medios "no convencionales" (es decir, bombas atómicas) contra países que puedan servirse de medios terroristas.
Simultáneamente (está totalmente relacionado) se quiere sancionar a Irán por enriquecer uranio. Está bien que Francia tenga la bomba atómica, pero Irán no, ni de broma, y ni siquiera una central nuclear, por si acaso. El demócrata tiene derecho, el otro no. Francia incluso puede amenazar con utilizar las bombas atómicas, y está fenomenal, pero si lo hiciese Irán, es una monstruosidad.

¿No puede todo esto sonar raro? Yo no digo que el fondo de todo esto tenga todo el sentido. Los demócratas son los "buenos", y tienen que tener mejores armas que los menos "buenos".
Pero la realidad es que el mensaje que le llega a la gente de la calle de Irán es pésimo. Si yo viviese en Irán, y escuchase esto, el mensaje que recibiría es que los "demócratas" amenazan impunemente con tirar la bomba atómica, pero no dejan a mi país tenerla para defenderse. Me parecería que los "demócratas" son unos hipócritas, que lo que dicen de los derechos humanos y la justicia es un sarcasmo. No creo que esto sirva para popularizar la democracia mucho.
No dudo de la buena voluntad de Chirac (y muchos otros), pero, en lugar de dialogar y dar ejemplo, utilizan la prepotencia y la mano dura para imponer la democracia, y eso es totalmente contraproducente. De hecho, creo que es una herramienta excelente para promover los extremismos.

viernes, diciembre 23, 2005

"Barra libre" de espionaje

Otra vez con EE.UU. ¿Por qué hablo tanto de lo que pasa allí? Pues porque es el país más poderoso del mundo, y afortunadamente es una democracia, y por eso precisamente las amenazas contra la democracia allí son especialmente peliagudas.
Bien: Bush autorizó el espionaje a ciudadanos sin permiso judicial. ¿Qué quiere decir esto? En resumen, que cuando los servicios secretos tienen sospechas de algún tipo sobre alguien, por alguna razón quizás sólida o no, pueden dedicarse a espiarle sin que haya ningún control judicial, en contra de lo establecido en las leyes.

Vamos a ver: En las democracias son necesarios los controles, que verifiquen por qué se hacen este tipo de actuaciones, cómo, y qué se va a hacer con la información después.
Desde luego, en las dictaduras no son necesarios estos controles. El tirano es santo y es infalible, igual que las fuerzas del orden, así que no es necesario controlar nada. Y, por supuesto, se aprovecha esto para matar y encarcelar impunemente.
Sé que hay gente que confía, y está segura de que en casos como este de EE.UU. las cosas se hacen bien, y sólo se "espía" a los malos. Pues no confiéis ciegamente, hijos míos. Un ejemplo reciente (en inglés): un estudiante norteamericano ha sido visitado por agentes del Departamento de Seguridad Interior estadounidense por haber pedido un libro de Mao en la biblioteca, y además viajar bastante. ¿A quién se le ocurre hacer un trabajo para la Universidad sobre el comunismo, y encima viajar? Es tan, tan sospechoso, que no sé cómo no le han fusilado directamente. Le han acojonado lo suficiente como para no atreverse a dar su nombre. ¡Por lo menos la parte de intimidación funciona!

Más información: un artículo (en inglés) con consideraciones sobre los aspectos legales de este tema, y declaraciones de Bush donde deja claro que lo peor del tema es que se haya enterado la prensa. Claro, ¡a ver si por el escándalo entre los ciudadano se va a quedar sin poder seguir haciéndolo!

jueves, diciembre 15, 2005

Argumentos sobre la tortura

El tema de las torturas está de actualidad últimamente en EE.UU. Acusaciones de golpear a detenidos, lo de las cárceles secretas. También la aprobación de una enmienda a la ley de Defensa prohibiendo la tortura, aunque a George W. Bush no le hacía mucha gracia (como ya comenté aquí). (No deja de ser curioso que tengan que hacerse este tipo de enmiendas en el país que presume de ser el adalid de la democracia)
En línea con todo esto, se han publicado interesantes artículos sobre si la tortura es justificable, es necesaria, y sobre si realmente es positivo prohibirla.
Para empezar, a muchos les parece ya peligroso que se hable de estas cosas, porque la mera posibilidad de plantearse la tortura lo ven como el primer paso para justificarla. Yo no estoy de acuerdo. Creo que, como ciudadanos, debemos hablar de lo que significa una democracia, conocer las razones y la filosofía que hay detrás de los mecanismos de la democracia y de los derechos humanos. Conocer el sentido de cada uno de los controles que debe tener una democracia. De esa manera tendremos argumentos en el caso en que dirigentes políticos intenten "vender" la conveniencia de eliminar esos controles.
Uno de los artículos que ha provocado más debate es éste (en inglés). Está, digamos, a favor de la tortura en determinados casos. Como es normal, han salido unos cuantos (necesita registro) artículos (ambos en inglés) rebatiendo su posición.
Intentaré resumir las posiciones.
El artículo de Charles Krauthammer defiende la necesidad de la tortura en dos casos:
  • Cuando se necesita información urgentemente para salvar vidas. El ejemplo es cuando unos terroristas han puesto una bomba atómica en el medio de una ciudad, y tenemos detenido a un terrorista que sabe dónde está. En ese caso, para salvar millones de vidas, está justificado torturar.
  • Cuando se tiene a un dirigente de alto nivel de un grupo terrorista. La información que dé servirá para salvar muchas vidas.
Krauthammer plantea que, una vez que admites el primer supuesto, admites que la tortura es justificable en algunos casos, por lo cual lo que hay que hacer es establecer cuáles son estos casos. La filosofía sería, más o menos, aceptar más tortura cuantas más vidas se puedan salvar. Eso sí, no plantea que esto se haga alegremente, sino con una serie de condiciones.

Como argumentos en contra, los que figuran en los otros artículos (aderezados con mi contribución personal):
  • Si el argumento es salvar vidas, la cuestión es realmente ir discriminando. Un millón, medio millón, mil, cien, diez personas; dos personas, una, que alguien salga herido. ¿Y si no tenemos certeza 100% de que esa persona sepa algo? ¿Nos vale el 95%? ¿Y el 70%? ¿El 50%? ¿El 1%? ¿Quién fija ese porcentaje?
  • Si el argumento es salvar vidas, en el caso de que el terrorista tenga, por ejemplo, una hija, puede que sea más efectivo torturarla a ella para que el padre hable.
  • Si el argumento es salvar vidas, podemos usar la tortura como castigo disuasorio. Si matas, que sepas que te torturaremos salvajemente. Seguro que los asesinos se lo pensarían antes de matar.
Con todo esto, ¿dónde está el límite? ¿Por qué limitarlo a terroristas? Si lo severo de la tortura se debe basar en lo útil de la información del preso, ¿quién y cómo lo establece? Una vez que abres la "veda", no hay forma de controlarlo.
Otro aspecto importante: se supone que en las democracias las personas, por el mero hecho de ser personas, tienen derechos. Si no lo respetas, los enemigos de la democracia dirán que en nada se diferencia de lo que hacen ellos. Y ese el mensaje que llega a la gente. Por eso la consigna que dan a los presos es que siempre denuncien que han sido torturados, porque saben el daño que eso hace a la imagen de la democracia.
La democracia solo es fuerte si existen mecanismos de control. Si se comienza a poner excepciones a los derechos, la encaminamos a su erosión. Primero torturamos a terroristas para obtener a información, luego a otros delincuentes para tener información, luego para dar ejemplo... Y ejemplos de estos puede haber muchos. Primero ponemos cámaras en las calles para descubrir a terroristas, luego para los delincuentes, luego para los ciudadanos en general, por si hacen algo "sospechoso".

Para finalizar, ¿qué hacemos con el caso de la bomba atómica? Una opción es, para cubrir este caso hipotético, legalizar la tortura. Pero otra opción es que siga totalmente prohibida, y en el caso de que se produzca realmente algo tan extremo, que las autoridades actúen de acuerdo a lo que es, una situación de emergencia.

miércoles, noviembre 30, 2005

Manipulación y la Caixa

Hoy, un poco de manipulación periodística. No es que sea especialmente escandalosa, pero me hizo gracia cuando la vi.
El lunes pasado, en un telediario de Telemadrid sacaban la noticia de una pobre señora a la que la Caixa le exige, con años de retraso, un pago de 34 céntimos de euro por su hipoteca. Y luego relacionaban esta noticia con los 6,7 millones de euros que le ha perdonado la misma Caixa al PSC.
Supongo que pretende plasmar con toda su crudeza lo malos-malísimos que son los de la Caixa, que perdonan dinero al poderoso partido en el poder mientras estrujan a los pobres viejecitos, a los que no se les perdona ni un céntimo.

Vamos a ver: en cierta manera, un determinado grado de manipulación por parte de los periodistas es inevitable. Un periodista debe decidir cuáles son los hechos más destacables de las noticias; debe decidir qué incluir y qué no incluir. Esto tiene un cierto grado de subjetividad sobre qué es lo importante. Vale.
El problema aparece cuando el periodista decide, por ejemplo, combinar determinadas noticias, aunque la relación entre ellas sea irrelevante, con el objeto de transmitir un determinado "mensaje". Como en este caso.

Entonces: ¿qué tienen que ver los 34 céntimos con los 6,7 millones?
En realidad, por muy llamativo que sea lo de los 34 céntimos, no tiene ninguna relación con el otro caso. Es simplemente un mal funcionamiento de los procesos de la Caixa. Resulta mucho más cara la tramitación que el dinero que reclaman. No es un caso único, sucede todos los días, incluso en Hacienda. Servidumbres de los procesos automatizados.
La Caixa no gana dinero con esos 34 céntimos (evidente, ¿no?), sino que pierde. Y creo que, por muy pobre que sea la señora, será capaz de pagarlos (y no perder la casa).
Ya puestos, me parecería mucho más interesante sacar el caso de algún pobre hombre que de verdad vaya a perder su casa por no poder pagar la hipoteca en la Caixa: ahí si que tiene más sentido el agravio comparativo con el PSC. Pero resultaría menos llamativo. Y quizás sí que tenemos asumido lo que le sucede a cualquiera que no paga las letras.

Estiremos un poco la noticia. ¿Cuántos viejecitos necesita la Caixa para juntar los 6,7 millones? 6.700.000 entre 0,34 sale a 19.705.882 viejecitos. Pues hala, todos esos van a ser expoliados por la Caixa, amenazándoles con la expulsión de sus hogares, para darles al dinero al PSC. Y si no hay viejecitos suficientes, pues niños o minusválidos, lo que resulte más conmovedor.

jueves, noviembre 24, 2005

Concierto de Coldplay

Ayer estuve en el concierto de Coldplay en Madrid. Estuvo bien. Un par de cosas me llamaron la atención. Estábamos situados en la grada y más bien atrás, así que podíamos ver bastante bien al público. Cuando sonó alguna de las canciones lentas, supuse que saldrían los mecheros como velitas. Pero más bien salieron los móviles con cámara de foto, y con su pantallita daban un aspecto muy parecido visto desde atrás. Bueno, en realidad la luz de las pantallas de los móviles salía todo el rato. Se apagaban las luces y quedaba todo a oscuras menos los moviles. Era curioso.
Al final del concierto, cuando los bises, había un globo de caballito de mar (de los de los niños) subiendo y bajando, en medio de la pista, frente al escenario. Resultaba realmente poético, y juraría que no estaba preparado.

domingo, noviembre 20, 2005

Gran hermano (pero de los malos) de los coches

En Gran Bretaña hay un magnífico plan (en inglés) para poner un montón de cámaras más (digo más porque ya es el país del mundo con más cámaras por metro cuadrado) para grabar los coches que van por las carreteras, registrando sus matrículas, y crear la madre de todas las bases de datos. 50 milloncejos de coches al día.
El objetivo primero es controlar la velocidad de los vehículos (se supone que multando a los que superen los límtes), para luego utilizarlo para controlar otros crímenes. Para eso, ¿qué mejor que guardar los datos durante dos añitos?
Conozco mucha gente que está encantada de este tipo de tecnologías. Quien se preocupe por estos temas será por que tienen algo que ocultar, dicen. Yo cumplo la ley, y por ello no me afectan estas iniciativas, continúan. Y seguro que sirve para ayudar contra el terrorismo, rematan.
Pues no es cierto, este tipo de cosas me parecen malísimas ideas. Los gobiernos deben evitar os crímenes, pero no a costa de controlar a todos los ciudadanos. ¿Por qué? Primero, porque en las autoridades, y en las fuerzas de seguridad, como en el resto de la sociedad, hay gente buena y no tan buena, y se pueden producir abusos; por ello son imprescindibles los controles, tales como los judiciales: ¿quién vigila al vigilante? Segundo, porque este tipo de instrumentos pueden ser herramientas terroríficas para gobiernos totalitarios, o para gobiernos inicialmente democráticos que derivan en totalitarios.
¿Paranoia? Pues realmente no. De lo que estoy hablando es de controles básicos de la democracia que no son nuevos, sino que existen desde sus inicios, y que han sido probados (o sea que funcionan). Como la separación de poderes, el respeto de las minorías, ... ¿Os suenan?
Pero ahora con el tema del terrorismo parece que muchos gobiernos han encontrado la excusa perfecta para arrasar con todo esto. Me parece realmente muy triste. Y peligroso.

Otro tema: como se ha visto, el tema de los CD de Sony ha producido un buen ruido. Retirada de los álbumes afectados del mercado, gusanos que se aprovechan del agujero, gente que lo utiliza para hacer trampas en World of Warcraft, etc.
¿Y por qué tengo la impresión de que al final esto no va a servir para que nadie aprenda nada positivo al respecto? ¿Pesimismo, fatalismo?